Search for content, post, videos

Tame Impala – Currents

Debo decir que Tame Impala son de esas bandas paranoicas, condensadas, caleidoscópicas y geniales. De partida. Como además apuntar que sigue siendo el grupo de Kevin Parker, donde todo y nada de lo que sucede alrededor tiene que ver con él. Simplemente con él.

Las comparaciones son odiosas, pero Lonerism (2012), su anterior trabajo, dejó la vara muy alta. Y eso es lo interesante en este punto, ya que con Currents, el nuevo material de estudio, Parker no intenta hacer la misma música de su antecesor, sino que franquea por el rock melódico, el R&B y el sonido disco de los ’70, más que con la psicodelia (o neopsicodelia) a la cual nos tenía acostumbrados. Es bueno tomar aires frescos, sin abandonar la esencia. Y aquí se nota.

“Let It Happen” es la canción que abre el álbum, donde inmediatamente te das cuenta de que los sintetizadores son las nuevas guitarras, la batería se puede aislar perfectamente, el vocoder está justamente aplicado y que las ambientaciones sonoras siguen teniendo ese sello futurista que los ha caracterizado. Un acierto por donde se le oiga: evocadora, movida e insolente. Una de las mejores melodías que el frontman nacido en Sídney ha “construido” en su carrera.

Cambios, honestidad, tristeza y amor. Conceptos que funden perfectamente las tres baladas del LP. “Yes I’m Changing” suena nostálgica, contagiosamente apesadumbrada. “Eventually”, por su parte, es claramente el reflejo del quiebre del también productor con la francesa Melody Prochet, encargada del proyecto musical Melody’s Echo Chamber. Sin segundas lecturas, aquí las guitarras y los teclados vuelven a tomar el protagonismo, mientras la intensidad y la pena se comen vivo a su intérprete. Otra joya para valorar. “The Less I Know The Better” es, de las tres, la que posee la mejor ejecución vocal, producto quizás de sentimientos amorosos no resueltos. Kevin deja de lado su orgullo para demostrar a quién le está cantando.

Pero no todo es un manjar: hay desaciertos. Interludios inentendibles (“Nangs” y “Gossip”), canciones predecibles (“Reality in Motion”) o simplemente otras que definitivamente no debieron ser incluidas, como “Past Life”.

En definitiva, qué suerte saber encontrar el camino correcto y poder desviarse a propósito. Cuánta fortuna conocer cada esquina de tu casa y pasar a ciegas de una habitación a otra sin estrellarse. Esas características son las que atrapa Currents en sus 13 tracks. Sin ser una obra maestra, los Impala lo han vuelto a hacer.