Search for content, post, videos

The Chemical Brothers – Born in the Echoes

Desde el balcón se escucha “Go”, técnicamente el segundo single (ya habían lanzado en redes sociales el audio de “Sometimes I Feel So Deserted” hace unos meses) junto a Q-Tip, de A Tribe Called Quest, donde el rapeo sobre unos pegajosos beats es la prueba latente que su intención era volver a las pistas de baile con todo. Quizás sea la melodía precisa para dejar definitivamente atrás su desapercibido Further (2010), disco que pululó sin eficacia por largos cinco años.

Está bien, no re descubren la música dance, pero le dan un toque fresco en el que se juntan de modo tan explosivo pasión, intensidad y habilidad, características de sobra de estos avezados productores. Y así se fulgura claramente en otros aciertos del álbum: “Under Neon Lights”, con St. Vincent en la voz, una coctelera de sonidos que refleja ese afán por llevar las canciones a otro nivel. Podríamos decir lo mismo de “Reflextion”, a la vieja usanza de la escuela de Kraftwerk.

Oído a “EML Ritual” (junto a Ali Love) y “Wide Open” (con una asertiva participación de Beck), las baladas del material, dirigidas magnéticamente por los sintetizadores que los aleja completamente del estilo Big Beat, pero que ya son costumbre en las producciones de Tom Rowlands y Ed Simons, las cabezas de TCB.

Actitud no le falta. Conocen la ecuación y con solo 11 canciones en exactos 52 minutos y 25 segundos, son capaces de seguir ganándose el respeto de la crítica. De eso se trata Born in the Echoes, menos experimentación, más formula y sobre todo fiesta. Sí, más fiesta.