Search for content, post, videos

Nuestros respetos, William Onyeabor

En corto, la carrera musical de William Onyeabor podría resumirse más o menos así: un adelantado que, desde la pequeña ciudad nigeriana de Enugu, lanzó nueve discos entre mediados de los ’70 y 1985. Su música mezclaba funk, ritmos africanos y sintetizadores que nadie sabe bien cómo consiguió, en un estudio que él mismo publicitaba en la época como “el más completo del oeste de África”. Los vinilos, además, eran manufacturados en la misma planta que él construyó luego de viajar extensamente por Estados Unidos y Europa, en busca de la mejor tecnología disponible.

Por lo mismo, la palabra “misterio” es la que más aparecía cuando se hablaba de él. Algunos dicen que estudió en Inglaterra; otros, en Rusia, y que de esas conexiones soviéticas sacó los recursos para importar equipos que incluso hoy serían un lujo para cualquier estudio del mundo. Lo cierto es que, mientras duró su aventura musical, muy pocos eran capaces de seguirle un tranco que iba mucho más adelante que cualquier cosa que se hiciera en sus alrededores. Y, cuando en 1985, finalmente logró tener su primer éxito nacional, decidió que era el mejor momento para colgar los instrumentos, comprar una planta de producción de harina y retirarse. Nunca más volvió a tocar.

Tuvieron que pasar décadas para que su música causara algún tipo de impacto fuera de los límites de su país. Y fue gracias a Luaka Bop, el sello estadounidense con influencias de world music que ha estado afiliado de cerca a David Byrne, que se encontró con canciones de él mientras buscaban armar un compilado de música africana de los ’70. Fue tanto su impacto que intentaron traerlo de vuelta al enterarse de que seguía vivo, como un próspero empresario en una mansión en Enugu.

Pero la negativa fue completa. Lo mejor que lograron fue, luego de cinco años de negociaciones, editar un compilado triple con sus mejores canciones, en las que él participó activamente. Para eso, el dueño del sello tuvo que ir numerosas veces a visitarlo, quedarse con él por períodos de mínimo una semana y ver juntos televisión cristiana nigeriana, su nueva pasión.

Una vez que lo consiguieron, y que Who Is William Onyeabor? fue considerado como uno de los mejores discos de 2013, las ganas de hacerlo tocar de nuevo crecieron. Como nunca lo lograron, lo mejor que pudieron hacer fue organizar una banda tributo: la Atomic Bomb Band! era liderada por Sinkane, pero tuvo invitados estelares como el mismo David Byrne, Damon Albarn, Dev Hynes, Luke Jenner, Al Doyle y Pat Mahoney, entre otros.

Un pionero que vivió, y murió en la suya. Al menos no le pasó lo que a otros adelantados, como Nick Drake, que nunca pudo vivir para ver lo que terminó produciendo las canciones y discos que grabó. Buen viaje, Fantastic Man.

Puedes revisar el compilado triple lanzado por Luaka Bop completo en este link:

También recomendamos el excelente documental de Vice yendo en su búsqueda:

Y una excelente presentación de David Byrne y la Atomic Bomb Band! en el show de Jimmy Fallon: