fbpx

Altissima, un estudio de música electrónica

El barrio de Seminario evidencia su cercanía con la zona cero. Por todas sus calles se puede ser testigo de frases y rayados que pretenden ser algo más que una marca en un muro. A más de un año del estallido social, volver a nombrar lo que ha pasado en el barrio es redundante, pero para Altissima, estudio fundado por Leonor Baesler y René Roco, el dato es más que un asunto de lingüística. Ubicado en el último piso de un antiguo edificio de oficinas, el proyecto se alimenta de esa vibra.

Desde la terraza del estudio, dominada por un ejemplar del árbol ailanto (ailanthus altissima), se puede ver que uno de los edificios vecinos está abandonado. René estuvo investigando: la propiedad pertenece a la Policía de Investigaciones (PDI) y se utilizaba como dormitorio de los ciudadanos extranjeros que eran deportados. Tras el estallido, la propiedad fue desocupada –como medida preventiva, seguramente–. Detrás del ailanto, hacia el poniente, está el colegio Compañía de María, también vacío por obra y gracia del Coronavirus. Más edificios, como la torre Telefónica y uno alto y deteriorado en la esquina de Seminario con avenida Providencia, cercan la terraza, quedando a la vez tan próxima al epicentro como protegida y aislada.

Orígenes

A fines del 2020, Leonor y René estaban buscando un lugar donde producir. Ambos estaban agotados del encierro pandémico, y cada uno por su lado, se convencieron de la necesidad de espacio de trabajo puertas afuera. En el contexto actual, ser un productor doméstico ya no sólo se trata de lidiar consigo mismo; además, se debe compartir el espacio de trabajo con las tareas del hogar, con la necesidad de tener una vida familiar y/o de pareja, con el estrés de un mundo que parece desmoronarse más rápido que lento. Hay que salir, pensaron ambos. Y ellos, amigos, decidieron convertirse en socios y compañeros de oficina.

Comenzaron la búsqueda y dieron con la oficina de calle Seminario, en la que comparten dirección con otros servicios profesionales. Leonor, arquitecta, estudió el lugar para acondicionarlo, de manera que se pudiese formar una interacción entre ese espacio, una oficina, y el perfil de sonido de los equipos que ambos llevaron. “No es lo mismo una oficina que un estudio, una pieza de departamento o un subterráneo”, dice Leonor. Era importante encontrar la identidad acústica del lugar. Una vez instalados, con equipos de mezcla, sintetizadores, micrófonos, monitores y más, se dieron cuenta que lo que tenían, más que sus oficinas de producción, era un proyecto mayor: un estudio de música electrónica.

La música del futuro

La aspiración de Altissima es impulsar la música electrónica del futuro. Una música sin género, dislocada, que no tenga por qué ser definida con una etiqueta de estilo o geografía. Quieren desarrollar producciones de calidad, con un estándar sonoro identificable, pero sin que eso signifique un confinamiento de los músicos en un rincón estilístico. El estudio, según Leonor, pretende ir hacia la música del año 2100, y su único marco de referencia es la música electrónica. Entonces, no se trata tanto del uso de ciertos instrumentos o técnicas como de manera de pensar la producción. La matriz de Altissima es una forma de procesar la música y de conceptualizar su abordaje, y su raíz es siempre la música electrónica, sin que importe qué instrumentos se utilicen.

Altissima también se concibe como un lugar para hacer comunidad. “Es una época que nos invita a abrirnos y compartir ideas”, dice con entusiasmo René. Juntarse con otros productores a hablar, escuchar música y tomar una cerveza; invitar a artistas visuales y arquitectos a proyectos musicales; recibir a escritores en el estudio y contar su historia. La industria de la música electrónica en el Chile pre-pandemia y estallido podía definirse como pequeña, precaria y hermética. Se protegía el conocimiento de manera celosa, como si los procesos creativos fuesen lineales y sus fórmulas, por lo tanto, se pudiesen robar igual que como se enajena la formulación de un alimento procesado. Sus creadores desafían esta creencia, invitándonos a romper el aislamiento y compartir ideas.

Actualmente, en Altissima están trabajando en una serie de proyectos. F600 está mezclando su nuevo material, el cual saldrá por Tensa Records, sello que dirige René. Por su lado, Leonor trabaja en el próximo compilado de Panal Records, además de estar involucrada en un proyecto de Joakino. También podemos esperar música nueva de ambos, así como otros proyectos de los artistas que están trabajando intensamente en el estudio.

One Response

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

COMPÁRTELO:

Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email
Si ya estás acá, aprovecha de leer