fbpx

Entrevista NNM: Janeiro

En una nueva entrevista NNM, conversamos con Tomás Castro —alias Janeiro—, músico nacional que lleva desde el año 2015 lanzando proyectos vía el sello ISLA. En 2021 Janeiro logró un hito en su carrera publicando su primer LP, Skam. Influenciado por el IDM, jungle y ambient, Castro afirma que con este lanzamiento cerró un proceso de dos años en directa respuesta a sus amistades, al campo y a la ciudad.

NNM: Hola, Tomás. ¿Cómo estás? Felicitaciones por el disco. Cuéntanos un poco del contexto en el que fue producido Skam.

Janeiro: ¡Gracias! Tuve la suerte de poder producirlo fuera de Santiago, cerca de la naturaleza y en compañía de varios integrantes de mi familia. Quizás un proceso muy diferente para un disco escrito en 2020 o 2021, donde se tiende a pensar que estos son producto del aislamiento y otras consecuencias negativas de la pandemia. De todas formas hay una gran cuota de nostalgia; volver a escuchar los discos de IDM y jungle de cuando tenia 18-20, de echar de menos la ciudad y la gente, todo esto después de un año tan peculiar tanto de forma personal como colectiva como lo fue el 2019. Esto se refleja en la música: las canciones están llenas de conversaciones y de sonidos de personas en cocinas, piezas y salas.

Entre la publicación de Avalon y Skam hay solamente un año de diferencia. Cuéntame qué ha cambiado o cómo miras todo esto en retrospectiva. 

Claro, hay un año de diferencia entre la publicación de ambos pero sólo hay meses de distancia entre los cuales fueron compuestos. En retrospectiva, todo lo qué pasó el año 2020 me permitió escapar de la idea de la electrónica como música de club, de la necesidad de producir en función del baile. Ya no tenia la presión de ser invitado a tocar ni de pertenecer a un circuito de DJs o live sets. He ahí la génesis de ambos trabajos. Avalon es mi disco de pandemia; lo produje en un par de semanas entre marzo y abril, absolutamente aislado. La música es quizás un poco más oscura y el concepto que hay detrás también. Hay una idea de corrosión digital, quizás ligada al colapso repentino de los sistemas en los que vivimos. Algo tenía que cambiar en ese momento y por eso también dejé de lado la producción de un EP más cercano al techno para enfocarme en el ambient.

Por otro lado, Skam es un disco con mucho más luces. Hay gente y movimiento, es nostálgico, tiene colores, ritmos y tempos variados y en cierto sentido es mucho más personal, ya que no es consecuencia directa de los eventos del año pasado si no de la gente con la que he compartido los últimos años. Ahora con Skam editado doy por finalizado un proceso de dos años, donde me permití crear música con la cual me sentí realmente representado.

Llevas varios años lanzando música por ISLA. En casi todo el catálogo hay sugerencias a la distancia y la proximidad, al viento, el agua y al silencio. ¿Qué crees que los une como sello?

Llevo seis años editando junto a Nico y Gio en el sello, y siempre hemos conversado sobre los puntos en común que tienen nuestros proyectos. Los tres somos fanáticos del ambient y del IDM, y de las posibilidades que estos géneros presentan. Pero, al final del día, lo que nos une como sello, más que los conceptos, es la admiración por la música que cada uno de los proyectos ligados a ISLA producen. Cada uno con un estampa sonora única, además del trabajo editorial impecable de Nico y Gio.

¿Meme de la semana? Pégalo acá:

Dejo dos acá abajo:

¿Qué proyectos planeas hacia el futuro? Dicen por ahí que estás con ganas de diskjockear. 

Por ahora no tengo planes de lanzar Skam en vivo. Estoy desarrollando un set híbrido entre el DJ y el live para no limitarme sólo a mis canciones. En lo que respecta a producción, estoy volviendo a experimentar con sonidos ambient y ojalá poder lanzar en abril o mayo una colaboración junto Nico Alvarado.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

COMPÁRTELO:

Si ya estás acá, aprovecha de leer